Presentación libro de Margarita Pisano: Julia, quiero que seas feliz

PRESENTACIÓN LIBRO DE MARGARITA PISANO: JULIA, QUIERO QUE SEAS FELIZ (1era Edición)

Carta del 13 de mayo

JULIA, tú te sientes muy poco vivible, tienes la imagen de que no es nada fácil estar contigo. ¿Dónde se construye esta imagen? ¿Dónde se ha ido cultivando, en la mente de tus parejas o en la propia? PREGUNTA: ¿Cómo llevas 18 años en pareja? ¿Es la otra, la única que aguanta o es tan única la otra, que te puede aguantar? ¿Qué es esto, una consecuencia de este único buenito amor, que aguanta a una insoportable Julia? Aquí vendría el cuento de las buenitas… El sacrificio que te deja para siempre atrapada y en deuda…

El día en que te pares frente a la otra, tranquila y segura, cuando, realmente, quieras parar la dinámica en que están y le frenes sus obsesiones o como quieras llamarlo, creo que reaccionarían a este juego de amenazas. Nadie puede amenazarte de abandono por irte sola, aunque sospeche que vas con otra. Pues, esto quiere decir que para ella existe siempre una “otra” permanente, la tengas o no, un fantasma propio que no afronta, pues afrontar la existencia de otra, es afrontar sus miedos, sus inseguridades y no poder tener ella, otra, que esa “otra” nunca le aparezca, que seas siempre tú, por sus carencias, el único amor posible en su vida y de ahí al abismo. Entonces comienzan las clausuras, primero hacia ti, luego hacia ella misma, esto es independiente de que esta otra sea real o no. No reconocerá la posible existencia de una “otra”, ni en ella ni en ti. Es con este fantasma con el que se van clausurando e inmovilizando las personas. Con el peso de este fantasma no podrás moverte nunca sola para ninguna parte, y este moverte no es solo territorial, sino interno, te estaciona en tus propias inseguridades, no te deja la capacidad de salir, de sanar, de procesar tus carencias; con este fantasma amenazante, es muy difícil ser y transitar por la vida.

¡Vaya cinturón de castidad para todas! No me queda tan claro cuán atrapadas están en este juego y cuánto de placer y de ego hay también. Y claro, tal vez esto no tenga nada que ver con lo que viven, es un juego de mis fantasías basado en algunos pocos datos y en mi propia existencia.

Me pregunto por qué te escribo esta carta, esta peligrosa carta para mí. Será por la práctica de romper los temas prohibidos, es un riesgo, es la aventura que propongo (pp.124-125).

Esta carta a Julia sintetiza una de las propuestas de Margarita Pisano, me refiero al desmontaje de las creencias culturales que ejercen una tiranía en nuestras vidas; aquéllas que nos inmovilizan, decantan en miedo y se resuelven en dependencia y contravida. De ahí que para cambiar el mundo no baste denunciar las desigualdades si los modos de relación siguen intrínsecamente intactos. Hace tiempo el feminismo lanzó la voz de alerta: “lo personal es político”; pero la frase quedó congelada por sus demandas. Pisano, para quien las reivindicaciones no son políticas, descongela el sentido de esta frase -al decir de Hannah Arendt-, y lo hace apelando a nuestras capacidades de pensamiento e imaginación para atrevernos -de verdad- a ensayar otra cultura.

El discurso de Margarita es vital, porque si la vida es estar en relación, en la propuesta de la autora los espacios de lo íntimo, privado y público están interrelacionados, por eso su cuestionamiento a las relaciones amorosas es político, pues forman parte de un todo cultural basado en la propiedad sobre las personas. “Es la aventura que propongo”, para llevar a cabo la aventura de relacionarnos sin este sentido de propiedad, es necesario romper con los ‘temas prohibidos’ y la única forma de hacerlo es ‘estando expresadas (dos)’ por medio del lenguaje, pero no el lenguaje del ‘sentido común’ y las ‘buenas costumbres’. Y el riesgo es la incomprensión, pero al mismo tiempo, es el riesgo de que las relaciones se modifiquen, se muevan, y esto es siempre amenazante para la cultura vigente.

En esta carta, Julia es una cobarde y la autora interpela su cobardía. El personaje es incapaz de vivir sin el espacio sagrado de la parejil pareja, es el modelo amatorio establecido, históricamente aprendido, repetido, y Julia es una obediente. Independiente de que su relación sea lésbica, es una relación heterosexual y masculinista, porque se basa en el dominio: obsesiones, amenazas, miedos e inseguridades. La rebeldía del lesbianismo es resultado de la actividad del pensar, y este 13 de mayo, Julia no está pensando, es femenina, “no puede moverse nunca sola a ninguna parte”, elige el sacrificio y el silencio. La escritora la empuja a hablar, nada más; un hablar que debe surgir cuando realmente quiera parar la dinámica de clausuras en que está inserta. “El día en que te pares frente a la otra”, la incita a exponerse, justamente lo que el personaje no hace -en eso radica su cobardía- pues de ahí al abismo. Pero al buen abismo de quedarse sin modelos establecidos. La autora duda: “tal vez lo que te digo sea un juego de mi fantasía”, pues al decírselo, ella sí se expone: “esta peligrosa carta para mí”, se arriesga a que Julia no la comprenda, la malinterprete, la saque de la historia. Pero incomprendida y todo, Margarita seguirá transitando por la vida, en cambio, Julia quedará estacionada en sus carencias. “Cuando, realmente, quieras parar la dinámica en que están”. ¿Y qué camino deberá recorrer Julia para modificar-se?

Julia representa nuestra historia, la de las mujeres, y también la historia del feminismo (o los feminismos, según dicta la moda), incapaz de situarse en la autonomía: estado, academia, ONG, banco mundial, naciones unidas, partido político; las feministas y sus parejiles parejas, más o menos simbólicas, más o menos abiertas: “¡Vaya cinturón de castidad para todas!”. La Pisano va más allá del pensamiento feminista, pues llama a “traicionar” los ‘espacios sagrados’ de esta cultura y si el feminismo fracasó fue porque, al igual que Julia, no se arriesgó a “traicionar” la feminidad y su misoginia inherente, el servilismo a los poderes masculinos, a una cultura negadora de la vida. La Pisano, “basándose en los datos de su propia existencia”, cuestiona esta plataforma patriarcal de creencias, valores, de verdades y obediencias, los modifica en su vida y nos convida su discurso. Es ésta la mirada que aúna al libro, la del Afuera.

2004

*Este lanzamiento lo organizamos en el bar de jazz Thelonious Monk; este y los tres más que vendrían después. En esta oportunidad, el libro lo presentamos la poeta chilena Nadia Prado y yo. Mi presentación, de un modo particular, también se la dediqué a ella.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s